Antonio García Mateo

Según un vídeo de la Universidad de Navarra, hay una gran diferencia entre hombres y mujeres en los mecanismos que nos provocan la risa. A nosotros nos basta que una situación absurda, ya sea imaginaria o real, para que algo nos produzca risa. A ellas, lo absurdo per se no les activa los procesos neuronales que conducen al descojone. La situación ha de implicar además algo gracioso, necesitan ese punto más. Aquí os dejo un vídeo que podría ser el ejemplo perfecto:

La primera vez me tuve que reír, al tiempo que me preguntaba muy bien por qué lo hacía. La segunda vez ya no le encontré la gracia por ningún lado. ¿Será eso? ¿Será mi cerebro de hombre el que me provocó la carcajada? ¿Alguna mujer lo encontrará gracioso? ¿Cuanto más me río de esto, más macho soy? Preguntas, preguntas…

(“Antonio García Mateo” un tema añejo de El Gran Puzzle Cózmico)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: