Talibanes de la verdad

La gente que ve los realities de televisión está al tanto de uno de los nuevos valores personales que han aparecido y que últimamente está muy bien considerado: Decir las cosas a la cara. Esta es la característica básica del personajillo medio participante en Gran Hermano (o en Ven a Cenar Conmigo, gran concurso) y es una de las cosas que se apresura a decir en su vídeo de presentación y que exhibe con mayor orgullo:

– No me gusta la gente falsa, yo digo las cosas a la cara y voy con la verdad por delante.

Aunque en teoría estas características son buenas (no ir por la espalda y no mentir), lo que se esconde tras esta afirmación es el perfil de una persona insegura, prejuiciosa, buscabroncas y, como hubiera dicho mi abuela, maleducada. Huyo de ellas como del demonio. Es la primera persona en encontrar el conflicto en una convivencia que bien podría ser agradable, armoniosa o al menos correcta y pacífica. Si has compartido piso durante muchos años seguro que te encontraste con alguien así también.

img_1 Al día siguiente de conocer a alguien, ya anda diciendo que hay algo oscuro, algo que no le cuadra de cierta persona, o que esconde algo, sin haberse preocupado en conocerla lo más mínimo. Se las da de calar a la gente a la primera y mete la gamba a menudo por esto, aunque tiende a olvidar su error. Si hay alguna pelea, no soporta que alguien se mantenga al margen y tienes que pronunciarte a favor de un bando, esgrimiendo el manido y resobado “si no estás conmigo, estás contra mí”.

No se cortan un pelo en pedir respeto hacia su persona, y al mismo tiempo no se cortan a la hora de faltárselo a los demás porque dicen “las cosas a la cara”.

Esta pandemia de sinceridad sin filtro es algo que nos azota con especial dureza en estos últimos años y que va asociado a falta de valores de las últimas generaciones. Se ensalza con vehemencia en los programas de televisión del estilo de los anteriores hasta el punto de que un chaval de quince años cree que es bueno llamar gorda a su compañera de clase “porque es verdad que está gorda”. O aquella persona que llama imbécil o insoportable a otra con la que va a tener que convivir varios meses simplemente porque piensa que lo es, sin considerar previamente las consecuencias de su exabrupto.

INMA_GRANDE Cuando un candidato a entrar en Gran Hermano dice en un casting que es una persona auténtica que dice las cosas a la cara, al equipo de psicólogos seleccionador se le enciende la luz roja y comienzan a frotarse las manos sabiendo a ciencia cierta que han encontrado petróleo. Están seguros de que va a dar juego (que la va a liar) y se apresuran a seleccionarlo para la siguiente fase remarcando en la ficha de selección con rotulador rojo que no se les ocurra dejarlo escapar.

No saben, ni sabrán jamás lo que es la empatía, rechazarán de forma instantánea al que no se posiciona en su bando o no le baila el agua lo suficiente y lo pondrán verde a la cara, pero también por la espalda, claro que sí, que lo cortés no quita lo valiente.

Y todo esto para llegar a lo de siempre: Aquí falta educación a mansalva, pero no educación de saber quién era Platón (que tampoco viene mal), sino educación en el sentido clásico, en el sentido de abuela, de buenas formas y respeto, al menos hasta que no tengas elementos de juicio sólidos y motivos de peso para desprestigiar a alguien.

Al tiempo que soy defensor de la verdad y la transparencia, lo soy también de la ocultación y la mentira. Cualquiera de estos instrumentos son buenos y válidos en nuestras relaciones con los demás, la clave está en ser hábil y virtuoso en su uso y que el fin último sea hacer el bien. A veces callar es bueno, a veces mentir es conveniente, a veces decir las cosas a la cara duele y perjudica. No seamos talibanes de la verdad, ya que esta puede herir tanto como la mentira o hacer tanto bien como una mentira mesurada y orientada a evitar males mayores. Y por supuesto, siempre que sea posible, optar por la verdad. A fin de cuentas, muchas veces la clave no está en lo que dices, sino en cómo lo dices.

Anuncios

14 pensamientos en “Talibanes de la verdad

  1. Ana dice:

    ahí es donde me pierdo yo….en cómo lo digo, no tengo remedio, o no quiero tenerlo!…muak

  2. Lucía dice:

    Es que una cosa es decir verdades y otra decirlas cuando nadie te pregunta o ni siquiera te incumbe …

  3. karras dice:

    Me ha encantado tu post! Una muy buena reflexión sobre ciertos elementos de nuestra sociedad…

    Ni que decir que estoy totalmente de acuerdo contigo…

    Un saludo!!

  4. Chica de Marte dice:

    Me ha gustado muchísimo el post. Estoy bastante cansada de que la gente confunda el ser sincera con el intentar aplastar al otro con su verdad.

    Intento decir mi opinión cuando me la piden, y aunque muchas veces discrepo, intento no dejar nunca de pensar que mi opinión no es la verdad absoluta, es solo lo que pienso. Y decirlo de forma que haga el menor daño posible.

    Ir por ahí soltando burradas que te parecen la verdad es muy fácil. Sobre todo si te escudas en el “soy muy sincero”, y en el que “yo es que soy así”. Creo que lo verdaderamente difícil es expresar tu opinión teniendo siempre claro que es sólo una opinión más, e intentando dañar lo menos posible. Para mí eso es lo valorable.

    besitos.

  5. gamboi dice:

    Acabas de retratar a una “compañera” de la Erasmus a la que hemos tenido que aguantar unos cuantos meses, una tía a la que solo le valía la verdad absoluta, su verdad absoluta y que iba de “valiente” cuando únicamente soltaba mierda a la espalda de todo quisqui… hasta el día en el que la sentamos, la pusimos verde (siempre con buenas palabras y sin rebajarnos a su altura) y nos quedamos tan a gusto.

    Su única defensa fue agarrar una manta, taparse la cara con ella y empezar a llorar.

    PD: Y siendo cabrón, muy cabrón viéndola llorar me sentí “bien”… pero es que nos tenía hasta los mismísimos cojones

    PD2: ¡Qué bien sientan los desahogos mañaneros, coño :D!

  6. Ponzonha dice:

    Buen post. No se si coincidir con lo de que cada vez hay más gente así, porque yo los recuerdo de toda la vida. El caso es que a los que utilizamos la mentira y, sobre todo, la ocultación solemos rodearnos de gente más feliz y que nos hace más feliz.
    Que conste que no tiene que ver con la sinceridad. Hay que ser sincero siempre, la diferencia es que a veces es mejor cerrar la boca si no te preguntan.

  7. picomike dice:

    Ana, te pierden las formas! No te preocupes, todos pecamos de eso de vez en cuando 😉

    Lucía, ahí está la clave, en no soltar lo primero que se te viene a la mente. De hecho, la mente siempre ha de ser la primera criba (y la más importante).

    karras, me alegro de verte por aquí!

    CdM, has sacado un punto importante, los que se escudan en que ellos son así. O cuando alguien te dice “no le hagas caso, ya sabes que Fulano es así”… La gente es capaz de cambiar, ¿verdad?

    gamboi, todos conocemos a alguien así. Lo bueno de poner a tu “compañera” en evidencia es que quizás aprendió una buena lección para mejorar sus relaciones con los demás. O eso espero!

    Ponzonha, seguro que siempre han existido personas así, quizás el que sean seleccionados para los realities hace que ahora se vean más.

  8. Arystor dice:

    Cuanta razón tienes. Por eso dejé de verlo desde el primero, porque no tenían vergüenza ni educación (ni la básica ni la otra) y porque la verdad, me daba bastante vergüenza ajena.

    “¿Pero quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza? ¡Por Dios!”

  9. Chrom dice:

    Cuanta razón tienes Mike. Pienso que quizás el punto más importante es la empatía: si una persona no te quiere hacer daño, se cuidara de decirte algo que te pueda herir, aunque sea una verdad como un templo. Y si decírtelo es “por tu bien” entonces tendrá cuidado de la forma en la que decírtelo. Una cosa es que nuestros familiares seniles (de esos que pudieron ir en el viaje inaugural del Titanic perfectamente) nos digan las verdades más incomodas a la cara, del estilo de -a tu edad yo ya estaba casado y con dos hijos,¿no se a que esperas?- ó -Uy nene que guapo te has puesto así tan gordo- y otra muy distinta es que esto mismo te lo diga el conocido/a con su cetro de verdad en una mano y su libro de leyes en la otra.

  10. satrian dice:

    Y hacer daño por decir la verdad a las personas con quién compartes tu vida, eso es ser buen amigo o compañero, generalmente lo que denota son ganas de discutir, en lugar de meditar las cosas, empatizar y procurar mantener una convivencia normal, hay muchas maneras de decir las cosas y de mantener tu personalidad, sin boicotear las vidas de los demás.

  11. picomike dice:

    Arystor, el primero me lo tragué entero, aunque es verdad que a partir del segundo ya fui incapaz de verlos.

    Chrom, está muy claro que para alguien tenga el derecho de decirte las cosas directamente por duras que sean, ha de ganárselo a pulso día a día.

    satrian, es verdad, el cómo decir las cosas es un arte tan difícil de dominar que pocos lo consiguen.

  12. Es una tristeza el tipo de television que hay ahora
    gracias a dios todabia quedan cadenas como la sexta que ¿todabia? no echa esos programas basura aunque si los echan sera porque los vemos?yo personalmente en la television poco veo,lo que me gusta me lo bajo o lo veo online 🙂

  13. gamboi dice:

    gamboi, todos conocemos a alguien así. Lo bueno de poner a tu “compañera” en evidencia es que quizás aprendió una buena lección para mejorar sus relaciones con los demás. O eso espero!

    Dejo de hablarnos, atención…

    POR SER TODOS UNOS FALSOS, jajajajajajajajajajajajajajajaja.

  14. Manuel Mora dice:

    Muchos conocemos a gente así aunque claro, dentro de esa forma de comportamiento hay variantes y formas de llevarlo a cabo, desde la persona que tiene un poco de juicio y evalúa un poco lo que dice hasta otros que simplemente lo hacen por dar la nota.

    Y lo peor es que muchos son incapaces de darse cuenta y siempre sueltan un: yo soy así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: