Actualiza el kernel, cruza los dedos

Soy linuxero por los cuatro costados, me encanta, creo que ya lo he explicado y hasta me he quejado de él alguna vez. Pero en realidad lo que me gusta es el software de cualquier tipo. Fliparía si consiguiera instalar un Leopard que funcionara en mi portátil, de hecho estuve a punto de intentarlo. He instalado Windows 7 beta y ahora convive con mi Ubuntu 8.10. Lo pruebo todo y me gusta siempre tener las últimas versiones de cada programa (una de las cosas por las que adoro Linux).

Ante todo respeto a la gente que prefiere Windows u otros sistemas operativos, pero me gusta que me respeten a mí cuando digo que uso Ubuntu. Los más correctos tuercen el gesto y te miran como si de repente te hubieras convertido en Paco Porras, los más incorrectos te ponen de loco para arriba y hablan de Linux como si Gnome o KDE aún no se hubieran inventado, apareciendo la palabra “mierda” más de una vez. Es como cuando alguien comenta que va a dejar de fumar (el que lo haya hecho alguna vez) y los que siguen fumando miran al ex como si los hubiera dejado solos en la estacada. Sueltan aquello de “¡ya volverás!” y se quedan tan anchos. Dices que te has pasado a Ubuntu y se nota como cambia la presión atmosférica. Puede que no te digan nada, pero en el aire flota una especie de “me has dejao colgao”, surrealista, pero es así. Tu quisieras decirles “pues atrévete y pásate tú también”, pero sabes que se prefiere la seguridad y la comodidad de lo que se ha conocido toda la vida. Luego están los dos o tres que te respetan e incluso comprenden, pero son los menos. Aún hay mucho miedo e incertidumbre en estos casos. Razonable, por lo que explicaré después.

Linux ya no es lo que era. Sobresaltos y sustos ahora son muy pocos, la instalación es a prueba de merluzos y se puede utilizar de forma confortable, habitual y tranquila. La terminal se utilizará en situaciones en las que hayamos buscado una solución a algún problema -o desconocimiento, a veces no es problema real- que tengamos y se nos ofrezca una solución basada en comandos, aunque para casi todo ya existe interfaz gráfica.

Ahora, hay una situación que aún hoy día me resulta algo temeraria y es cuando me enfrento a una actualización del kernel. No ya por la actulización en sí misma, que es automática, va dentro del resto de actualizaciones y si no te fijas ni te enteras, sino porque suele pasar que algo de mi hardware deja de funcionar.

Ayer actualicé el kernel, crucé los dedos, toqué madera… y dejó de funcionarme el sonido. Así, por arte de magia. Arrancaba con el kernel anterior y el sonido a las mil maravillas. Busqué y Google enmudeció ante mi problema. El control de volumen decía que había sonido y que estaba al máximo, entonces ¿por qué no sonaba? Descubrí al tiempo una casilla que se llamaba “Headphones” que estaba desmarcada. La marqué y de pronto comenzó a sonar. ¿Por qué? ¿Por qué, si con el otro kernel estaba desmarcada y había sonido? En cualquier caso, ¿no debería ser al contrario, que marcara la casilla cuando fuera a usar auriculares? Sigo sin tener respuesta.

Detalles como estos son los que hacen que la gente que ya ha metido la patita en la piscina de Linux la saqué rápido y vuelva a su bañera calentita de Windows. Y yo los comprendo al cien por cien. En mi caso, mi fe en Ubuntu y en Linux en general no ha flaqueado ni un ápice. Me siento bien al usarlo, me encanta la novedad y lo desconocido, probar software nuevo me apasiona. Y me he acomodado bastante bien en Ubuntu, y tal como lo tengo configurado no lo cambio por nada, la verdad. No echo casi nada en falta a Windows y para los insustituíbles -pocos- uso Wine y funciona bastante bien.

No pienso intentar convencer a nadie de que use Linux. Ni me lo planteo siquiera. Sólo remarcar por último que este es un sistema operativo estupendo, dignísimo por supuesto, y que los que lo utilizamos ni estamos locos ni somos unos kamikazes inconscientes. Los que metimos la pierna en la piscina, sentimos el frío de los primeros momentos, pero nos atrevimos a entrar y cubrirnos hasta los hombros, lo sabemos.

Anuncios

6 pensamientos en “Actualiza el kernel, cruza los dedos

  1. Ponzonha dice:

    Hasta cierto punto tienes razón. Sin embargo olvidas que las actualizaciones de Windows también pueden dejar tu equipo inservible y que su solución no es ni de lejos tan sencilla.
    En cualquier caso, no olvides que muchos de los fallos de hardware son culpa de que muchas empresas no proporcionan drivers para linux. Cuando usas hardware 100% compatible los problemas desaparecen.

  2. sunne dice:

    siempre me he preguntado por el mundo Linux, tu me acabas de dar una mini clase que a empiezo diferencias terminos, al otro dia pregunté que era un Ubuntu.

  3. Lucía dice:

    Yo simplemente os admiro porque no sabría ni por donde empezar.

    Ya tengo muchos problemas para hacer las cosas que necesito como para investigar con SO,jeje. De momento aguanto a Wondows sin demasiados contratiempos.

  4. picomike dice:

    Lo sé, Ponzonha. El tema drivers es algo que llevo peleando desde el lejano ya Mandrake 9.0, pero claro, cuando te compras un portátil, no puedes pretender hoy día que todo el hardware integrado sea compatible con Linux. En cualquier caso, que algo funcione a la perfección y al actualizar el kernel deje de hacerlo es algo que no debería ocurrir (cosa que me ocurrió con la webcam integrada al pasar de Ubuntu 8.04 al 8.10 y que por otra parte no me importa en absoluto).

    sunne, poco a poco la gente va oyendo sobre Linux y eso es algo muy bueno!

    Lucía, cada uno ha de adaptar la informática a sus necesidades particulares. Si con Windows te defiendes bien, perfecto 😉

    sunne, Lucía, gracias por aguantar el ladrillo! 😀

  5. Chica de Marte dice:

    Yo es que no tengo ni idea de sistemas operativos. El Sr. DeTamble me intenta arrastrar al universo manzanoico, pero es que yo uso el ordenador para las cuatro cosas que sé, y os admiro cuando os escucho hablar.

    Una curiosidad, Ubuntu es una palabra sudafricana, que tras el apartheid, se usó en los juicios contra los crímenes cometidos en aquella época por los blancos, y el ubuntu consistía en que los culpables pedían perdón a sus víctimas y ellas los perdonaban. Bonita filosofía.

    Besos

  6. picomike dice:

    CdM, cada uno barre para su sitio, yo te intentaría arrastrar al universo pingüinero, pero por suerte para ti estoy un poco lejos… 😛

    Y gracias por el apunte! Lo cierto es que la gente de Ubuntu presume mucho del origen de su nombre. Hace tiempo entregaban el sistema operativo con un video de Mandela explicando el origen de esta palabra:

    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: