¡¡Demasiado caféeee!!

Soy bastante cafetero, lo reconozco. Sobre todo en épocas de exámenes, como ésta, es mi gran aliado para combatir contra las soporíferas leyes administrativas, aparte de que me gusta a rabiar. Solo, con leche, con hielo, granizado, con leche condensada en cualquiera de sus proporciones, en caramelos, en helados… creo que sólo me falta masticar granos de café o irme a vivir a Colombia.

Aún así, no estoy todo el día tomando café, sé que mi estómago podría acabar seriamente perjudicado. Le he tomado la medida: Un café por la mañana y el sagrado de la tarde. Esta medida es tan justa y proporcionada, que si me todo un café más o uno menos, me es imposible dormir o voy sobando por los rincones, como un nipón en el metro.

Ayer me pasé, cometí el error de tomarme un granizado de café por la noche, pero es que me apetecía tanto… ¡Bingo! A las seis de la mañana aún seguía con los ojos como platos. Y bien, justo cuando consigo dormirme, empiezan a trabajar en una obra que hay junto a mi casa, a cortar baldosas con la cuchilla esa diabólica y no ha habido forma de pegar ojo, por mucha vuelta pacá, vuelta pallá que me diera.

Es curioso, pero después de unos momentos de arrastrarme desde la cama hasta la cocina y tomarme un café con leche, vuelvo a estar perfecto. Eso sí, más tarde de las cinco no pienso tomar ni uno más.

Y todo esto viene por una cosa: Mientras desayunaba, he recordado una de los capítulos más memorables de Futurama; Hacienda le devuelve a Fry (a todos en realidad) trescientos dólares y, después de pensarlo, decide que la mejor forma de gastarlos es hacer caso a una idea de Amy y tomarse cien cafés. Es buenísimo verlo evolucionar según se los va tomando, pero la escena del café número cien no tiene precio.

Os dejo con un vídeo resumen de los cien cafés de Fry, sólo lo he encontrado en inglés, pero bueno, creo que lo mejor es verlo y, sobre todo, la escena final:

http://www.tubearoo.com/player/spiked_player.swf?file=http://www.tubearoo.com/videocodes/48808/data.xml&auto_play=false

Anuncios

13 pensamientos en “¡¡Demasiado caféeee!!

  1. Yo también soy muy cafetero: antes de salir de casa por las mañanas uno, en el trabajo otro (con mi compañera de blog), y normalmente después de comer otro.

    Pero aún así, no consigo estar despierto del todo durante el día.

  2. Una confesión. Nunca me he tomado un café.

    besitos

  3. Lucía dice:

    Yo como CdM. Para mí la cafeína sólo existe en versión carbonatada,jeje. Eso sí, a mí no me hace ni cosquillas ya.

    Futurama es la bomba!!

  4. Ana dice:

    Yo también he tenido noches enteras preguntandome por qué coj….no podía dormir, incluso con taquicardias….y cuando me he acordado de la triste nube de después de cenar….qué cabeza!!!y encima, en una de las ocasiones, trabajaba al día siguiente en una feria….maldita sea!…
    Mikelillo, me vas a frikear…jeje
    muak!

  5. karras dice:

    mmmmm…. cafeeeeee…. ricoooooo….

    Me encanta el café, pero creo que demasiado… Para mí los sagrados son 3, el del desayuno, el de media mañana y el de después de comer. Desde hace años (excepto ahora que estoy en Miami) raro ha sido el día que no he tomado esos tres cafés… y, claro, siempre se añade alguno que otro a media tarde, cuando sales de cena, etc.

    A mi ya no me afecta al sueño, si acaso al estómago, pero lo peor de todo es que el día que no tomo café, o tomo menos del habitual, tengo un dolor de cabeza insoportable hasta que, al fin, me tomo ese café pendiente… ¿Adicción? Probablemente…

    Un saludo!

  6. picomike dice:

    Sr DeTamble, no quiero darte malos consejos (y este lo va a ser), pero quizás te falta el café de la tarde… ¿no?

    CdM, nunca? Jamás? No me lo puedo creer… bueno, sí puedo, pero me parece rarísimo, como si me dijeras que nunca te has comido un helado o algo así…

    Lucía, viva Futurama! 😀

    Ana, no creo que te pueda frikear, me parece que eres bastante resistente a ser frikeada xD

    karras, ese dolor de cabeza huele a mono, sí. Es como una resaca, pero de cafeína! Qué cosas :O

    besos et saludos!

  7. Chica de Marte dice:

    En marte no se estila…

    Ya en serio, lo intentaba en mis noches de estudio adolescente, me tapaba la nariz, pero no podía.

    Sólo cuando era más pequeña, me tomaba los sopones que mi abuela mojaba en su café, más leche que café. Quizás he congelado ese recuerdo y no quiero sobreescribir sobre ese sabor….
    O quizás entre las pocas cosas que no me gustan de comer- beber(mejillones en escabeche, curry, biter kas, café y cerveza) está éste.

    besitos!!!!

  8. gamboi dice:

    Dura droja la cafeína, curiosamente a mí me gustaba de pequeño (mi madre me daba una cucharadita de descafeinado por las mañanas, que conste que no era adicto con 5 años xD) pero ya no lo soporto, prefiero mis Nesquicks matutinos.

    Eso sí, el sueño no me lo quita nadie, no lo niego :P.

    PD: Grandioso capítulo de Futurama, me he bajado 70 capítulos en VO por si USA invade Francia, y así poder sobrevivir en un búnker :D.

  9. chrom dice:

    A mi solo me harían falta 10 cafés para estar como Fry con 100. De hecho me tomo uno y me tiro todo el día sin parpadear como si fuera un alienígena. Un día me tome 3 y se me cogio un tic en el ojo que me lo hacia temblar. Para mi desgracia me encanta el café.

  10. picomike dice:

    CdM, que no te gusta ya está. Pero al menos lo has probado, que era lo que yo pensaba que tampoco habías hecho! Si en Marte no se estila tomar café, por algo debe ser… 😉

    gamboi, está previsto eso? tienes información privilegiada que la ONU desconoce? ummm… ¬¬

    chrom, lo del tic en el ojo también me ha pasado a mí, sobre todo cuando he estado un tiempo sin tomar café y de golpe un día me tomo unos cuantos. Cuando pasa eso, es que muy bueno no será! xD

  11. Fi2 dice:

    Pero qué le ha pasado a tu blogggg????

    Jo, te gustará mucho pero yo le tenía cariño al otro, tan blanquito y simple… ahora tendré que acostumbrarme a este jauajaujaua.

    Espero que las vacaciones te hayan ido bien! Un besito corazón!!!

  12. Marcel dice:

    Me encanta tu blog, y si me encanta también el café. Uno por la mañana, otro a media mañana y el que no perdono es el de después de comer. Gracias a él puedo seguir el ritmo diario. Una vez me dió una taquicardia y lo pasé fatal, pero por lo demás ¡¡Viva el café!!

  13. picomike dice:

    Fi2, ya sabes, el verano tiene sus momentos. Una tarde que no sabes qué hacer y voilà, remodelas tu blog por no remodelarte a tí mismo. Espero que al final le tengas al menos el mismo cariño que al anterior! Dale tiempo… 🙂

    Marcel, a la taquicardia no he llegado, sólo a esos incómodos tics nerviosos. Muchas gracias, me alegro de que te guste el blog! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: