El día en que quise tener una Super Nintendo

Corría el año 1990, se vendían Master System II como rosquillas y la gente dejaba de soñar con la Megadrive y empezaba a comprarla gracias a su bajada de precio. El espectacular juego incluido, Altered Beast, atraía a los ávidos compradores como moscas a la miel. Acostumbrados a los “pitidos musicales” y “pitidos FX” de Master System y NES, encender una Megadrive con ese juego y escuchar a Zeus decir con total claridad “Rise from your grave” –realmente yo oía “Waai fo yo weei”– te ponía los pelos como escarpias.

El que tenía esta videoconsola era el rey del mambo, pero aún no era mi caso. El caso es que la gente fue poco a poco desechando sus Master System y NES y entrando en el apasionante mundo de los 16bits. Sega tuvo un rotundo éxito en un mercado en el que, hasta 1992, no tendría competencia. Una gran cantidad de títulos reforzaron la posición estratégica de Sega. Algunos bastante chusqueros, como Italia´90, el único juego de fútbol disponible para la 16bit por aquellos entonces. Otros, conversiones de recreativos de Sega como After Burner, Out Run o Bonanza Bros. La mayoría, juegos de gran calidad y clásicos como Revenge of Shinobi, mi bienamado Streets of Rage, el archifamoso Sonic The Hedgehog y un larguísimo etcétera. El que tenía una Megadrive tenía el poder.

En España la Nintendo NES tenía un gran trozo del pastel en el mercado debido a su larga andadura, a unos buenos juegos que exprimían ya todas las posibilidades de la máquina y a que se vendían muchísimas versiones “pirata” de esta videoconsola. Sin embargo, sus juegos –distribuidos por aquella empresa llamada Spaco– ya olían a viejuno incluso habiendo salido un par de días antes. Los Nintenderos miraban las versiones del mismo juego realizadas para Megadrive mientras salivaban profusamente y se contentaban reventando los pads con el Super Mario 3, último juego de Mario para NES y una auténtica obra maestra.

Las voces que llegaban, de oriente primero, de EEUU después, hablaban de las capacidades sobrenaturales de aquella nueva consola llamada Super Famicom/Super Nintendo y se filtraban imágenes y videos de un fenómeno llamado Super Mario World. Los fans de Nintendo contuvieron la respiración hasta que el 11 de Abril de 1992 hizo su aparición en España la Super Nintendo.

Yo, que en aquellos días terminaba de comprar mis últimos juegos para Master System (Asterix, genial. Tom y Jerry, mierda en bote) seguía encandilado por la Megadrive, como casi todo el mundo, así que la conseguí de segunda mano y pronto tuve una buena cantidad de juegos. Cuando vi la primera Super Nintendo quedé impresionado. El juego incluído, Super Mario World, daba aire fresco a la imagen ya un tanto cascada del héroe de Nintendo y le aportaba colorines, músicas y efectos (modo7, ¿qué ha sido de ti?) nunca vistos anteriormente. La plaga de juegos que salieron al mismo tiempo con el prefijo Super (Super Tennis, Super Castlevania, Super R-Type…) también eran muy buenos y los nintenderos hicieron palmas con las orejas.

Para mí la Megadrive seguía siendo fuente de muchas satisfacciones y la prefería. Sin embargo, calculo que fue en el año 93, apareció un juego que me hizo desear terriblemente en secreto la Super Nintendo: Street Fighter II. El arcade que traía a todos locos en los salones recreativos llegó a SNES y fue prácticamente como una bomba atómica que arrasó con todo lo demás. La caja que envolvía el cartucho era de un color dorado fulgurante, pero el juego era aún mucho más impresionante. Los personajes quedaron bastante reducidos en tamaño y los decorados tuvieron que reducirse verticalmente y quedar en un formato alargado panorámico. Pero bueno, esa es la única pega que se le podía poner al juego. Todo lo demás, las voces, los sonidos, las músicas, el carisma de los personajes, la sensación de juego… todo era idéntico a su versión de los recreativos. ¿Quién babeaba ahora? Los que habíamos apostado por Sega. En esos momentos deseé con todas mis fuerzas la Super Nintendo. Pocos meses después apareció el Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting que añadía más velocidad al juego y la posibilidad de jugar con los malos de la película. ¡Ah! Y Chun-Li lanzaba bolas de fuego azul.

Tú ibas a jugar al SF2 a casa de tu amigo, feliz poseedor del juego, pero claro, el tiempo que tu pasabas jugando al Sonic 2 o al James Pond 2, él se entrenaba sin descanso hasta aprender todos los movimientos de los personajes. Llegabas y te soltaba tal paliza virtual que sólo podías mirar con recelo mientras te lamías tus heridas. La opción que quedaba era elegir un personaje concreto y aprender las técnicas que se pudieran mientras estabas en casa de tu colega. Pero claro, si ganabas te reprochaba que siempre elegías a Ryu o a Ken, mientras veías como él se llegaba al final con luchadores tan anodinos y pringaos como Dhalsim o Zangief, tras de días y días de haberse estado entrenando en las sombras.

“Si tuviera la SNES…” Creo que nunca he deseado una videoconsola como entonces. La agonía duró un año. A finales de 1994 el sueño se hizo realidad y los últimos coletazos de Megadrive tuvieron como resultado la última versión de SF2 que hay para 16bits: Super Street Fighter II: The New Challengers. Cuatro nuevos personajes (Camy, DeeJay, Thunderhawk y Feilong) y un nuevo pad especial de 6 botones para Megadrive. Me faltaron piernas para ir a comprarlo. Ya no deseaba la SNES, la pesadilla había terminado. Además, el juego era estupendo, lo miraras por donde lo miraras y contaba con el aliciente de ver un SF2 en Sega, que se hacía igual de raro que un huevo con cejas.

Así pues, final feliz, y de Sega a Sony sin pasar por Nintendo.

Anuncios

7 pensamientos en “El día en que quise tener una Super Nintendo

  1. chrom dice:

    Ummmm
    Ummmmmm
    Sin acritud verdad?
    De todas formas acuerdate que despues fuistes tu el que tomaste el liderazgo con el megacd y finalmente con la play, mientras los demas nos comiamos los mocos y planeabamos tu muerte.

    ummmJUAJUAJJUAAAAH.

  2. chrom dice:

    Por cierto, me ha gustado mucho el tema. Aún me estoy riendo.

  3. picomike dice:

    ¿Así que planeabais mi muerte? ¿Por eso cuando llegaba y os pillaba hablando en grupo os callabais como perras? Ahora lo entiendo todo.

    Y anda que no quedan historias para contar sobre videojuegos… menos la turbografx y la neogeo, creo que todas las consolas estuvieron mas o menos tiempo rulando por mi casa… todo a su tiempo 😛

  4. Picomike, me he sentido muy identificado leyendo este artículo (me encanta mirar los archivos de mis blogs favoritos)…

    Yo también deseé (no tan en secreto) una SNES, por el Super Mario World y por el Street Fighter 2, y también se me pasaron las ganas cuando corrí a comprarme el SF2 Special Champion Edition para megadrive. No recuerdo haber jugado a un juego tantísimo, haciendo auténticos maratones en modo VS contra mis amigos…

    Más artículos retrojueguiles, por favor !!!!

  5. picomike dice:

    Me alegro de que te haya gustado, todo un honor que este blog esté entre tus favoritos 😛

    La verdad es que mi intención siempre ha sido que los artículos retrojueguiles fueran el tema central del blog, así que de cuando en cuando voy sacando alguno. La verdad que la suerte como bloguero no me acompaña ya que hace poco estuve sin internet y ahora que tengo, me he quedado sin portátil! En cuanto vuelva del SAT publico algo, que tengo varias ideas rondadome la cabeza…

  6. sunne dice:

    yo tuve la creation q era la nes falsa con 30 juegos o algo así.jeje

    y la megadrive, la game gear y la game boy

  7. picomike dice:

    A mí me dejaron una NES pirata durante una larga temporada, pero nunca llegué a comprármela. Las otras tres sí que fueron mías mías sólo mías, mis tessoross… xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: