Sangres, sospechas e intrigas

Raro, raro, raro. Sólo con estas tres palabras se puede calificar lo que está ocurriendo últimamente con las investigaciones de la desaparición de Madeleine McCann. Que si sangre en una ventana, que si ahora la sangre del maletero del coche también es de ella…

Yo soy de los que piensan que aún puede ser que los padres sean inocentes, bien porque la policía se esté equivocando, bien porque los medios nos dan su propia versión de la realidad. La cuestión es que si hacemos caso de lo que éstos nos dicen últimamente, el matrimonio McCann es culpable, pero culpable a más no poder.

Si no me he enterado mal, los padres de la niña alquilaron un coche 25 días después de que ésta desapareciera, y es en este coche en el que se han encontrado los restos de sangre que, al parecer, se sabe que son 100% de Madeleine. Este hecho ya nos lleva sin querer, o queriendo, a la conclusión de que los padres están en el ajo, pero personalmente no me gusta sacar conclusiones precipitadas sobre nada y por eso no lo haré.

En cualquier caso, el culebrón informativo está servido. A ver por dónde sale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: