¡Qué rabia da!

Abro aquí un tema para que las miles y miles de personas que leen este blog se desahoguen y escriban sus pequeñas frustraciones del día a día, esos detallitos que te hacen coger un pequeño rebote, que si te pasan al principio del día piensas “bien empezamos, joder”. Yo, de momento, voy a contaros las dos de hoy, supongo que iré actualizando cuando me ocurran más cosas (o no):

El tetrabrick: El invento salido desde las profundidades del mismísimo averno. Qué mente enrevesada y enfermiza podría si no inventar algo que provoca las iras de miles de millones de personas en un mismo día. Levántate, mira en la nevera, comprueba que no hay un brick empezado, ve a por otro y prepárate para la fiesta. Intenta abrirlo, naturalmente el troquelado del pitorro no te va a ayudar. Deja de intentarlo con las manos, se impone el cuchillo o las tijeras; con cualquiera de ellos salpicarás, no importa que sacaras buenas notas en las manualidades de la escuela, aquí serás un auténtico manazas. Y ahora prueba a echar el primer vaso: ¡Sorpresa! La leche sale a presión! Claro, porque has tenigo que coger el cartón y sin querer has hecho presión. Así que el vaso está vacío y la mesa llena, ¿verdad? ¿Que vas corto de tiempo? Extiende la leche con la balleta por la mesa y desayuna mientras la leche hace su efecto, se seca y deja la mesa pegajosa. Claro que preferirías estar durmiendo, pero qué sería de nosotros sin estos pequeños detalles. Alégrate, ya puedes hacer que tus amigos o compañeros de trabajo se descojonen. O cállate como una perra y trágate tu ira. Gracias, tetrabrick.

Te pisan en el talón: Sí, amigos. Esto es una de las cosas que más rabia dan de todas, y lo peor es que no puedes reventar. Me explico: De vez en cuando se da, es aquella situación en que alguien va andado por detrás de ti y sin querer te pisa en el talón del zapato justo cuando tú lo estás elevando para dar otro paso y, claro, el pie sale del zapato. “Ay, perdona” te dice. Y claro, tú que vas a decir, pues “No, no pasa nada”. Y es que en realidad no ha pasado gran cosa, pero… ¿a que jode? ¿A que no soy sólo yo? Yo creo que es una de esas situaciones que dan rabia, pero no sabes muy bien por qué. Si alguien lo puede explicar, se lo agradecería.

Las cajas de los supermercados: No sé qué me entra cada vez que voy al súper y me tengo que enfrentar al momento de pagar. No importa cuánto te devanes los sesos para elegir la más rápida. olvídalo, te va a tocar La Cola Eterna. Sí, imagina que decides ponerte en la cola más corta. ¡Ja! Estás perdido. Aunque en principio la idea es buena y lógica, ya te digo que algo va a pasar. Hoy, por ejemplo, te va a tocar que un bote de judías verdes no pasa y hay que esperar a que alguien venga a decirle el precio a la cajera. O lo mismo resulta que la que va a pagar es amiga de la cajera, con lo que olvídate de salir de alli para el resto de los tiempos. Empieza comiéndote lo que ibas a pagar, no te vaya a dar un chungo. O imagínate que no has mirado bien y, justo delante de ti, está la típica abuelilla que no es que cuente en pesetas, sino que hace la conversión EUROS->REALES, doble dificultad porque hay que hacer doble conversión (EUROS->PESETAS->REALES), después de lo cual tendrá que decidir si le conviene o le parece caro. Y luego, amigo, espera a que ella comprenda que dos monedas de veinte céntimos no hacen 1,20€; o que, a pesar de haber sacado 80 monedas de 1 céntimo, aún no hay suficiente para pagarlo todo. “Ñiña, mira a ver bien, que ahí hay muchos reales, a ver si te vas a quedar con algo”. Desesperada, la cajera arrebata el monedero a la abuela y se administra ella misma. Acto seguido, ha de explicarle sobre el ticket los precios de caaada uno de los productos, mientras la señora busca sus gafas de ver en el bolso, porque no ve nada, y sigue pensando que aquí hay tongo. Pensareis que pobre abuelilla, que ya me tocará a mí, pero es que son muchas veces, y da rabia. Y como esta entrada es para desahogarse, pues eso.

Iré actualizando (o no, ya veremos)

Anuncios

4 pensamientos en “¡Qué rabia da!

  1. chrom dice:

    Jejejejje…muy pero que muy bueno, digno del club de la comedia, en serio. Mira que hora es y me he despertado de la risa. Me vienen a la cabeza muchas situaciones de estas. Una que odio mucho es aquella en la que vas con tu madre a un centro comercial. Que ¿por que?, pues yo que se, cosas que tiene la vida. Puede ser por ayudarle a hacer la compra o por que quiere que la lleves en coche y mil cosas mas que las madres se pueden inventar. El caso es has caido en la trampa y has ido. Una vez que estas allí, las madres cuentas con un amplio arsenal de oportunidades de dejarte en ridiculo, tantas como tiendas decidan visitar. Centremonos esta vez en las tiendas de ropa. Total que llegas a la tienda y tu a tu aire, bucando unos pantalones. Pero tu madre se ha percatado de tu busqueda y ya prepara un plan en el que estais incluidos tu y una dependienta. Para cuando te das cuenta del asunto ya es demasiado tarde. -Mira “nena” sacale unos pantalones a mi “nene”- (¿nene?, que tengo 29 tacos, ¡¡mama no, no siguas por favor!!). Pues nada te lo pruebas y tu madre -pues parece que le estan ajustados, ¿vedad nena?, es que mira que como esta tan alto y tan guapo- a lo que la dependienta se calla y tu con la expresion de un conejo justo antes de ser atropellado. Puede pasar y esto ya es la guinda del pastel que,como las madres poseen la habilidad de creer que son sigilosas en sus comentarios ( mas comunmente conocida por “mama que te oyen leche”). Tu madre percibe un ligero olor a pies a lo que replica -pss!!,Pss!!, nene, ¿es que no te has cambiado de calcetines hoy?- . Alcanzado este punto ya da igual, tu reputacion esta a cero. Tu madre puede emplearse a fondo y hacer leña del arbol caido, total, ¿que mas puede pasar?. Pues si amigos, no tenteis a la suerte que aun puede pasar algo mas. Asi que decid que os encantan los pantalones y salid de allí como alma que lleva el diablo.
    Ale yo tambien me he desahogado. Ojo!, que las madres son un tesoro, no digo lo contrario. Pero ,si teneis una madre como la mia, lo mejor es evitar estas situaciones.
    Ale uno que se va a dormir. Noches.

  2. emedeme dice:

    Lo de los reales no es verdad, dime que no xD

    Y sobre lo de la leche, hace mucho que parte de la Austuriana (Central Lechera Austuriana, para los amigos) viene en una botella como Dios manda. Será quizá más cara, pero te evita la frustración del aspersor de leche del terabrik…

  3. picomike dice:

    chrom, lo de tu madre es algo especial…

    emedeme, lo de los reales está basado en un hecho real. si hubieras visto a la cajera el careto que tenía cuando la abuela soltó “Oye niña, y esto cuantos reales son?”. Los de la cola nos mirabamos como diciendo “Madre mía, la que nos espera”. Para vivirlo más que para contarlo.

  4. sunne dice:

    A mi me da rabia salir del wc de “estar sentado” y que me entren ganas de hacer pipí de nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: